Estrés: todo lo que necesita saber para aprender a sobrellevarlo

Casi todo el mundo se ha sentido estrés. Los motivos son los más variados, pero lo cierto es que nuestra ajetreada vida, casi siempre, nos lleva a afrontar el estrés en algún momento.

Ya sea a nivel personal o profesional, lo cierto es que estamos estresados ​​en distintas situaciones.

Por tanto, entenderemos mejor en qué consiste el estrés. psicología y cuál es el perfil de las personas más susceptibles a ello. Además, te mostraremos algunos consejos válidos que podemos adoptar para llevar la vida de una forma más zen.

¿Qué es estrés?

Es un conjunto de reacciones mental o fisico del organismo ante situaciones que requieren un gran esfuerzo emocional para ser superadas. Es decir, nuestro cuerpo responde de forma diferente por las reacciones químicas que esto provoca.

Pero las situaciones estresantes no solo son malas. Por ejemplo, hay personas que bajo presión logran mejores resultados en el trabajo. En otras palabras, esta también es una situación estresante, que se utilizó de buena manera.

Sin embargo, sabemos que no siempre es así. Por lo tanto, exponerse a toda esta presión a largo plazo puede ser perjudicial para su salud física y mental. Por ejemplo, en el trabajo también hablamos de agotamiento profesional causado por el estrés, mejor conocido como Síndrome de burnout.

Reconocer que está estresado no es una tarea fácil, pero puede notar cambios en su cuerpo y otros síntomas. Así que esté atento a signos como malestar, angustia, preocupación excesiva, nerviosismo, miedo e irritación. Además, físicamente el consejo es observar cambios en la respiración, la presión arterial, los latidos del corazón y la contracción muscular.

¿Cuáles son los tipos de estrés?

Ellos existen cuatro tipos del estrés y sus características están vinculadas a sus causas, también llamadas factores estresantes. Entonces, entendamos cada uno de ellos:

  • Vida diaria: se relaciona con eventos de nuestra rutina, como nerviosismo, problemas de pareja, insomnio, dificultades en el trabajo, autoestima y problemas de salud;
  • Críticos: está vinculado a grandes cambios y acontecimientos importantes de nuestra vida, sean buenos o malos. Es decir, son hechos que requieren un gran cambio afectivo-emocional. Por ejemplo, el nacimiento de un hijo, nuevo trabajo, matrimonio, accidentes, entre otros;
  • Traumático: está relacionado con traumas y conmociones emocionales que superan nuestra capacidad de adaptación o superación;
  • Crónicas: suele estar vinculado a algo que tiene una mayor durabilidad emocional y provoca un malestar constante. Es decir, enfermedades crónicas como cáncer, diabetes y lupus, desempleo o exceso de trabajo.

¿Cuáles son las etapas del estrés?

El estrés se puede dividir entre fases agudo, en resistencia es de agotamiento, conoce mejor a cada uno:

  • Fase aguda: esta es la etapa donde los factores estresantes comienzan a actuar. Nuestro cerebro y nuestras hormonas reaccionan rápidamente. Somos capaces de percibir que algo está sucediendo, pero sin muchos síntomas todavía.
  • Fase de resistencia: si el estrés persiste, es en esta etapa cuando comienzan a aparecer los primeros síntomas mentales, emocionales y físicos. Por ejemplo, algunos signos son pérdida de concentración, inestabilidad emocional, depresión, palpitaciones del corazón, dolor muscular o dolores de cabeza frecuentes. Sin embargo, muchas personas no se dan cuenta de que la causa es el estrés crónico.
  • Fase de agotamiento: esta es la etapa en la que el cuerpo se ve más afectado por los efectos del estrés. Además, podemos desarrollar enfermedades físicas o psíquicas.

¿Cuáles son las causas del estrés?

Hay varias razones, pero hay causas más comunes, como:

¿Cuáles son los síntomas del estrés?

A veces no podemos identificarlo, pero esté atento a los signos de estrés y consulte a un médico si necesita ayuda:

  • Cambio de humor;
  • Hábitos nerviosos como morderse las uñas;
  • Desgaste constante;
  • Cambios en el sueño, ya sea que duerma demasiado o muy poco;
  • Tension muscular;
  • Cambios en el apetito;
  • Falta de interés en las actividades;
  • Problemas de atención y memoria;
  • Hormigueo;
  • Preocupaciones excesivas;
  • Náuseas y mareos;
  • Dilación;
  • Pérdida de libido;
  • Consumo de alcohol, cigarrillos o drogas. Uso de adicciones como forma de relajación;
  • Dolores en el cuerpo, principalmente en el pecho;
  • Caída de cabello.

¿Qué enfermedades provoca el estrés?

Ante tantos cambios físicos y emocionales que puede provocar el estrés, algunas enfermedades pueden acabar desarrollándose, como por ejemplo:

  • Problemas de corazón e hipertensión;
  • Ansiedad y depresión;
  • Asma;
  • Migraña;
  • Problemas de piel, vitiligo y psoriasis;
  • Alergias;
  • Úlcera, accidente cerebrovascular e infarto;
  • Infecciones
  • Herpes;
  • Ataques de pánico.

Como consecuencia, el estrés puede ser la causa de un desequilibrio y sentimientos difíciles de superar.

¿Qué personas son más susceptibles al estrés?

En general, son los más rígidos consigo mismos y tienen mucho miedo a fallar. Además, son personas que sienten que necesitan ser los mejores en lo que hacen. ¿Y qué hacer si te identificas con este perfil?

En primer lugar, trabaja en la autoaceptación y trata de no cobrar tanto. Trate de superar lo que es posible, pero acepte lo que no puede cambiar. No siempre podemos cambiar las cosas, pero siempre podemos cambiar la forma en que lo afrontamos.

¿Cómo superar o disminuir el estrés?

Muchas personas no tienen idea de cómo manejar el estrés, pero pasos simples pueden mejorar su salud.

Los datos sobre los niveles de estrés son preocupantes. En Brasil, ocupamos el segundo lugar, solo superado por Japón, según una investigación realizada por la Asociación Internacional de Manejo del Estrés (ISMA – Brasil). También según ISMA, el 70% de los brasileños sufren estrés. De este total, el 30% se desarrolla Síndrome de burnout, relacionado con altos niveles de estrés en el trabajo.

Es muy importante que hagas seguimiento con profesionales como psicólogo. Además, algunos cambios de hábitos puede ayudar a reducir o prevenir una crisis:

  • Duerma bien;
  • Utilice técnicas de relajación, como la meditación o la atención plena;
  • Cuando sea posible, evite situaciones estresantes;
  • Reduzca la cantidad de cafeína en su día;
  • Trate de tener una dieta saludable;
  • Practica actividades físicas;
  • Busque momentos de ocio y placer en su rutina;
  • Aprende a decir no;
  • Encuentra un pasatiempo;
  • Escuchar música;
  • Busque el contacto con la naturaleza.

El papel de la inteligencia emocional en el estrés

El estrés es una parte inevitable del trabajo y la vida. Sin embargo, el efecto del estrés está lejos de ser inevitable. Es decir, el estrés puede ser bueno o malo, todo depende de cómo reaccione ante él. De esta forma entra en juego la inteligencia emocional (IE).

Según Daniel Goleman, el reconocido psicólogo estadounidense, inteligencia emocional te ayuda a afrontar mejor la vida. Por tanto, dividimos esta técnica en cuatro pilares:

  • Conciencia de sí mismo: le ayuda a darse cuenta de sus factores desencadenantes y cuándo está estresado;
  • Autogestión: te permite calmarte antes de alcanzar un nivel incontrolable;
  • Empatía: capacidad para comprender a los demás;
  • Habilidades sociales: ayudar con la forma en que se expresa, incluido saber cómo y cuándo ser honesto;

¿Qué hacer con el estrés en el trabajo?

En el entorno empresarial, cada profesional, de vez en cuando, se estresará y sufrirá el llamado estrés laboral. Esto le puede pasar a todo el mundo, independientemente del puesto o la responsabilidad.

Sobre esto, la psicóloga especializada en bienestar emocional de Psicology Iury Florindo, comenta:

El estrés es parte de la rutina de trabajo, pero el estrés bueno debe separarse del estrés malo. En otras palabras, lo bueno es el estrés que experimentas ante una situación productiva. o en una circunstancia de aprendizaje.

Conozca a algunas personas importantes y grandes líderes, que brindan consejos sobre cómo mantener el equilibrio entre la salud mental y la vida en el trabajo:

Abilio Diniz

Uno de los emprendedores más relevantes de Brasil, Abílio Diniz apuesta por la organización como elemento fundamental para aprovechar el tiempo. El empresario menciona que la agenda y la programación son muy importantes para mantener las cosas bajo control. Además, es fundamental que tengas disciplina para mantenerte firme en tus prioridades.

La consecuencia de esto será una reducción brutal de la carga de tensión. Y, más que todo eso, una vida mucho más serena

Aún así, Abílio también es un gran fanático de la terapia. Según él, la terapia lo ayudó a preparar el camino del éxito que tiene hoy, a través de conocimiento de sí mismo.

Luiza Trajano

Frente a Magazine Luiza, Luiza Helena Trajano señala su resiliencia y no busca ser la persona perfecta ni la empresaria. Es decir, mantiene los pies en la tierra y acepta que, como todos, tiene errores y aciertos.

Tim Cook

El CEO de Apple cree en la planificación como una de las formas de evitar el estrés.

Si llegan los lunes y se siente abrumado por tanto trabajo, trate de organizarse el domingo para que la semana empiece mejor

Gestionar el tiempo de trabajo y no ser rehén de la propia balanza es una forma eficaz de gestionar mejor las tareas.

Tratamiento para el estrés

No hay remedio que elimine el estrés para siempre o que nos lo impida. Sin embargo, existen enfoques terapéuticos como la psicoterapia. Además, podemos crear cambios en los hábitos que le ayuden a manejar sus factores estresantes.

Buscar ayuda es fundamental y no hay problema con eso. Lo importante es cuidar tu salud y tu bienestar emocional.

Con el piso al especialista

No debemos olvidar que el estrés es un síntoma y, como todo síntoma emocional, es un alerta que algo no va bien. Entonces, escuchar es la mejor manera de saber que algo está fuera de lugar.

Una forma de evitar enfermedades es cuidar su cuerpo y su mente. Mirar dentro y escucharse unos a otros son formas de lograr el equilibrio. Además, si necesita ayuda, no hay vergüenza en ello.

Dependiendo del grado y la intensidad del estrés, un cambio de hábitos y una práctica diaria de autorreflexión pueden ser suficientes para disminuirlo. Pero cuando comienzan a aparecer los síntomas físicos o psicológicos asociados, es el momento de buscar ayuda. De esta forma, un psicólogo puede evaluar los próximos pasos, que varían de un caso a otro.

O Psicology cuenta con un equipo de profesionales capacitados que pueden ayudarlo en este viaje. Siempre que sienta la necesidad, busque ayuda.





Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *