Demasiada fatiga puede significar un sinsentido en tu vida

La ausencia de sentido, de razón, de sentido es la tortura de la vida. Si nos dejamos capturar por una rutina sin sentido, la vida empieza a perder su valor (y genera un cansancio excesivo). Esta es la alerta que nos regala “El mito de Sísifo”, ​​un ensayo escrito por el filósofo Albert Camus.

Sísifo, un personaje mitológico, fue condenado por los dioses a llevar una roca para siempre a la cima de una montaña. Siempre que se acercaba a la cumbre, la roca se le escapaba y regresaba a la base para que pudiera continuar con su tortura.

No es precisamente el esfuerzo de su sentencia lo que configura el factor de tortura de Sísifo, sino el completo sinsentido al que fue condenada su vida. Tu tarea es absurda. Sísifo no ve ningún sentido en sus acciones y, sin embargo, se ve obligado a continuar.

Encontrar nuevos caminos puede eliminar la fuente del cansancio.

Por lo general, empezamos a darnos cuenta de que la ausencia de sentido en nuestra rutina pasa por un lento y creciente desánimo y un exceso de cansancio, tal y como se siente para los que están cansados ​​de la escalada. Narcóticos como el alcohol, las drogas, el mundo virtual y todo lo que nos ofrece un escape del aburrimiento de vivir se vuelven más atractivos. Cuanto más atractivos sean estos recursos, mayores serán las posibilidades de estar en la montaña, empujando la roca cuesta arriba.

Sísifo, odiado por las deidades, no puede escapar del absurdo. Su futuro se le escapaba. Nosotros, por otro lado, tenemos la comodidad de la libertad. Si nos encontramos a nosotros mismos, escalando una montaña que ya no tiene ningún significado, fue por nuestros propios pasos que nos dirigimos a ella. Distraídos, engañados o autoengañándonos, y con nuestros propios pasos, podemos abandonarlo.

En general, el cuidado psicológico consiste precisamente en la construcción de nuevos significados, nuevos caminos. Si desea hablar sobre cuál puede ser la fuente de su cansancio, programe una cita conmigo en línea en Psicology.





Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *