Cómo superar el miedo a hablar en público

El miedo a hablar en público es algo que suele acompañarnos desde la época escolar. Después de todo, ¿quién nunca dio ese «candado» para presentar un trabajo en grupo o un seminario en la universidad?

Este miedo o fobia puede acompañar a las personas a lo largo de su vida y dañar las relaciones personales, tanto por timidez como por miedo a la exposición. Las personas que tienen este miedo también tienden a evitar situaciones de comunicación pública. Esto se debe a que esta dificultad también afecta la capacidad de expresar y expresar opiniones de manera clara y objetiva.

Vale recordar que es común estar ansioso ante un evento en el que tenemos que ponernos en público. Sin embargo, las personas con glosofobia sufren y angustian esta sensación desde semanas antes.

Lo más importante es tener claro que no hay razón para sentirse disminuido o dejar de intentarlo. Consulta las principales dudas sobre este tipo de miedos y cómo afrontarlo:

¿Cómo es tener fobia a hablar en público?

Y de repente, tienes 10 minutos para ir a una reunión importante, o tendrás que presentarte a una nueva clase del curso de inglés. En ese momento la mano está sudada y la garganta seca. Sientes temblores en tu cuerpo y tu cabeza solo piensa que «no lo lograrás».

Este es el estado de nerviosismo y ansiedad en el que se queda una persona que tiene miedo de hablar en público. Y aunque sabes que mucha gente también se siente así o que no tienes que tener miedo, ya que has estudiado y sabes qué decir, el miedo llega de todos modos.

¿Qué es la fobia social?

La fobia social, o ansiedad social, se define como un miedo irracional a situaciones que van desde la socialización hasta las tareas de desempeño.

Es decir, quienes tienen una fobia social presentan un conjunto de pensamientos que tiende a distorsionar el análisis de las experiencias y son capaces de perjudicar su capacidad para actuar como ser social frente a sí mismos y frente a otras personas.

La baja autoestima y el miedo al reproche de los demás son las principales causas de esta dificultad para comunicarse y expresarse.

Los estudios señalan que hay dos tipos de fobia social:

  1. ansiedad social específica, que ocurre en algunas situaciones, como el miedo a hablar en público
  2. ansiedad social generalizada, que afecta no solo a esos momentos puntuales, sino también a cualquier relación social que requiera comunicación

¿Cuáles son las causas del miedo a hablar en público?

La investigación muestra que aproximadamente el 30% de los casos de fobia social se deben a la genética. El 70% restante se atribuye a traumas de nuestro propio inconsciente que evitamos otras situaciones embarazosas y difíciles.

El acoso es un gran ejemplo de una situación estresante notable que puede interferir con sus relaciones sociales a lo largo de su vida. Así como la creación de nuestros padres, que pueden ser demasiado liberales o sobreprotectores y acabar marcando pautas que dificultan el desarrollo personal.

Además, no debemos olvidar lo mucho que la sociedad otorga a los estándares sociales, de belleza y muchos otros. Nos hacen más exigentes de lo necesario con nosotros mismos. En este escenario, también existe el miedo a equivocarse, a ser juzgado, incomprendido y caracterizado como incapaz.

¿Cómo superar el miedo a hablar en público?

Existen algunos tratamientos y entrenamientos específicos que pueden ayudarlo a superar su miedo a hablar en público. Entre las opciones principales y más conocidas se encuentran los cursos de psicoterapia, coaching y oratoria.

El tratamiento depende de la dificultad que tengas para enfrentarte a un público y rendir bien. En casos más intensos y severos, existe entrenamiento para desarrollar habilidades sociales e incluso la posibilidad de hacer una reestructuración cognitiva.

Los casos más leves, que implican solo una dificultad para exponerse y ser el centro de atención por unos momentos, se remedian con entrenamiento oratorio y cognitivo. Estos ejercicios ayudan a superar el miedo de forma rápida y controlada.

También hay algunas habilidades y técnicas que puede implementar para perder el miedo a hablar en la práctica:

  • Entrena frente al espejo

    Puede que no lo parezca, pero usted es su mejor juez. Por supuesto, cuando te deshaces de los juicios sociales y las demandas irrazonables. Entrenar contigo mismo y ver el reflejo de tu desempeño te ayudará a identificar puntos de mejora.

  • Empiece con pequeñas audiencias

    Después de entrenar frente al espejo, ¿qué tal si intenta exponer sus ideas a un pequeño grupo de personas? Habla con quién confías y haz que te sientas libre para ser quien eres.

  • Controla tu respiración

    Cuando nos encontramos en una situación de confrontación, tenemos la costumbre de acelerar la respiración o retenerla de manera incorrecta. Esto provoca reacciones de emergencia en nuestro organismo, que reflejan aún más malestar.
    Trate de desarrollar técnicas de respiración que ayuden a calmarse, como las que se utilizan en la meditación o la atención plena. Por lo tanto, disminuye la posibilidad de tener síntomas físicos que solo se interponen en el camino.

  • Expresión corporal

    El cuerpo también tiene la capacidad de comunicarse con las personas que nos rodean. Por lo tanto, la expresión de su cuerpo puede indicar mucho sobre usted, incluido su miedo a hablar en público.
    Una persona que está relajada y confiada en lo que está haciendo tiene una postura más relajada, con el pecho y los hombros abiertos y una sonrisa suave. En momentos de tensión, nuestro cuerpo se vuelve más cerrado y el rostro más rígido y tenso.
    Trabaja una postura que favorezca tu momento y envía mensajes positivos a tu cuerpo para que reproduzca lo mejor de ti.

  • Practica el diálogo automático

    Combinar tu confianza con tu conciencia puede no parecer una tarea fácil, pero todo se desarrolla más fácilmente cuando te hablas a ti mismo de tus ideas. Olvídate de la historia de que los que hablan consigo mismos están locos, ya que esta es la mejor manera de enviarte información positiva y confiable.

  • Tener enfoque

    Trate de concentrarse en todo su proceso gestual, físico y verbal de interacción y exposición. Esto evita que te disperses y pierdas tu línea de razonamiento. El enfoque es el momento presente para que puedas lograr lo que te propusiste decir.

  • Recibe terapia

    Con la ayuda de un psicólogo podrás trabajar todos estos puntos de los que hablamos aquí y que están íntimamente ligados a tu inteligencia emocional y a tu autoconocimiento.
    La terapia no es solo para aquellos que ya tienen una fobia social más avanzada, sino para todos aquellos que quieran desarrollar el autoconocimiento, la capacidad de autocrítica saludable y habilidades que les ayuden a vivir su vida diaria.
    El miedo a hablar en público se puede superar y depende de usted.





Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *