Cómo la autoestima puede ser un gran aliado en la cura de los trastornos alimentarios

La cantidad de personas que se presentan trastornos de la alimentación ha aumentado significativamente y ahora se clasifica como un problema de emergencia de salud en muchos países. Hoy en día, los trastornos alimentarios más conocidos son la anorexia, la bulimia y los atracones, pero hay muchos menos conocidos e igualmente peligrosos como la vigorexia, la borrachera y la ortorexia.

Los trastornos alimentarios se asocian generalmente con los medios de comunicación, que continuamente exponen un patrón físico cada vez más delgado y siempre como sinónimo de felicidad y aceptación social. Sin embargo, si todos estamos expuestos a los mismos anuncios, imágenes y redes sociales a diario, ¿por qué algunas personas desarrollan algún tipo de trastorno y otras no?

Los trastornos pueden estar relacionados con la falta de autoestima.

Investigadores de diferentes áreas de la salud se han preocupado cada vez más por este tema, y ​​su investigación nos presenta datos que pueden ayudar a responder esta pregunta de una manera clara y más profunda. Importantes psicólogos sistémicos, como Hilde Bruch, Selvini Palazzoli y Minuchin, a través de sus estudios, correlacionaron algunos trastornos con la falta de autoestima, sentimiento de insuficiencia e incompetencia y perfeccionismo. Los estudios sobre anorexia, bulimia y obesidad han señalado problemas relacionados con la autoestima como la causa de estos trastornos.

Por tanto, según la literatura científica, es posible afirmar que los sujetos que presentan algún tipo de trastorno alimentario tienen una característica común: un déficit en la autoestima.

La autoestima corresponde a la imagen y opinión que el individuo tiene de sí mismo, que se construye a partir de sus experiencias personales, su autoimagen y la imagen que los demás tienen de él. Se construye a partir de experiencias pasadas, influye en los comportamientos actuales y determina cómo serán los futuros.

La falta de autoestima influye negativamente en la vida

Una persona con baja autoestima está fuertemente motivada para satisfacer las necesidades de otras personas, pues ser aceptado y aprobado socialmente es muy importante para ellos y en la búsqueda de esta aceptación terminan actuando de manera conformista y renunciando a sus voluntades y libertad de expresión.

En cuanto a la influencia de los medios, una persona con baja estima se compara con las modelos y con lo expuesto en anuncios y revistas y se siente insegura e inferior, su imagen real es muy diferente a la imagen que le gustaría tener. Este momento desencadena una serie de sentimientos y pensamientos negativos que “activan” los mecanismos que conducen a los trastornos alimentarios.

Por tanto, aumentar la autoestima sería una buena estrategia para superar un trastorno alimentario. A través de la terapia, puede, por ejemplo, replantear las experiencias negativas del pasado, fortalecer la confianza en sí mismo, elevar la imagen de sí mismo y encontrar formas de sentirse más seguro ante los demás sin temor a ser juzgado.

Además de la terapia, la práctica de actividades corporales como bailar, pelear o alguna actividad física, la meditación y la realización de actividades que te brinden placer también ayudan a desarrollar una mayor seguridad personal y consecuentemente aumentar la autoestima.

A medida que nos sentimos bien con nosotros mismos, nos aceptamos y valoramos, la opinión del otro se vuelve menos importante y somos capaces de vivir con tranquilidad y armonía.





Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *